fb

Patrones Familiares: ¿Por qué repito las mismas acciones que realizan mis padres?

"Somos esponjas": hacemos lo que vemos en nuestras figuras parentales.

ARTÍCULO COMPLETO

Aprende con Combrensión

Patrones familiares

ÍNDICE

¿Tú también repites acciones que te parecen familiares?

¿Alguna vez has podido identificar que reproduces comportamientos, actitudes o pensamientos idénticos a tus figuras parentales? Yo muchas veces. De hecho, en muchas ocasiones, me sorprendo cuando repito ciertos patrones familiares de comportamiento con los que no me siento identificada y en la gran mayoría de las ocasiones lo realizo de manera inconsciente. Parece increíble, ¿verdad?

La realidad es que somos esponjas y hacemos lo que vemos

Cuando llegamos al mundo nos encontramos expuestos a una gran cantidad de información y la mayoría de esta proviene de nuestras figuras parentales: nuestros padres.

Durante la primera etapa de nuestra vida (aproximadamente de los 0 a los 12 años), somos grandes receptores de información. En este periodo, la familia es nuestro pilar central, nuestro saber y nuestra protección, quien nos cuida y nos nutre. Todo lo que percibimos de nuestros padres lo adquirimos y lo hacemos nuestro con el objetivo final de crear nuestros propios esquemas mentales con los que poder enfrentarnos al mundo.

Me gusta mucho utilizar el concepto “somos esponjas”: hacemos lo que vemos en nuestras figuras de apego, nuestros padres.

En este periodo las ideas que vamos generando no son nuestras. Nuestra identidad se corresponde con lo que nuestros padres esperan y quieren de nosotros. El carácter que desarrollamos se ve influido por los gustos de nuestros progenitores, como por ejemplo “no llores tanto que pones una cara muy fea”, “tienes que ser una niña educada, no debes de protestar” o “los niños buenos son estudiosos, no gritan y hacen lo que se les indica”. Nosotros ante estas peticiones cedemos, ante la inconsciencia de lo que implica ir modulando nuestra forma de ser e ir tomando como única fuente de saber nuestras figuras de apego.

Consecuencias de la influencia parental: Conflictos emocionales

Durante esta etapa, nos vemos bombardeados por una gran cantidad de información que de manera inconsciente hacemos nuestra y repetimos año tras año. Un día comienzas a ser consciente de que no te encuentras conforme con ser más callado y consideras que ser callado no es equivalente con ser un buen niño; en otro momento puedes sentir ganas irrefrenables de llorar, pero no eres capaz de hacerlo porque en tu cabeza sólo está el mensaje que durante años te han inculcado: “no llores, que tienes que ser fuerte”.

Estos son ejemplos de situaciones que pueden llegar a proyectarse en nuestra adolescencia y adultez sobre conductas que llevan reproduciendo nuestros padres y que han terminado por enseñarnos a nosotros: sus hijos.

En este momento de conciencia, es en donde comenzamos a percibir lo condicionados y/o influidos que podemos llegar a estar y producirse un conflicto emocional: lo que quiero ser no se corresponde con lo que se espera de mí. Percibimos que algunas ideas no son nuestras y surge en nosotros la necesidad de un cambio con el objetivo de cuidar nuestra salud mental al ser víctimas de la influencia parental. ¿Cuántas veces has sentido que tu carácter a intentado ser modificado por uno “más adecuado”? ¿Cuántas veces has querido realizar hobbies, pero no se esperaba en ti que tuvieras esos intereses o gustos?

Soltar para poder avanzar

Una vez que ya sabemos y conocemos que el origen de muchos conflictos emocionales proviene de la influencia parental, ¿qué podemos hacer para sanar y avanzar hacia el desarrollo de nuestro verdadero yo?

El primer paso es soltar todo aquello con lo que no te sientas identificado e iniciar un viaje hacia el autoconocimiento, validación de tu verdadero yo y potenciar todas tus cualidades con las que te sientas identificado, feliz y pleno. Desde Combrensión, te podemos ayudar con este proceso.

En conclusión…

Para finalizar, cabe indicar que, aunque seamos pequeñas esponjas al inicio de nuestras vidas, tenemos la capacidad plena de soltar aquello con lo que no nos sentimos identificados y poder modificar cualquier comportamiento con el objetivo de poder potenciar nuestra verdadera esencia.

FUENTES:

Berger, K. S. (2007). Psicología del Desarrollo. Infancia y adolescencia. Ed. Médica Panamericana.

OTROS ARTÍCULOS

Lee otros artículos

Body Shaming: ¿qué es?

El término “Body Shaming” hace referencia al hecho de criticar a alguien debido a su forma y tamaño corporal. En este artículo te contamos más sobre esta práctica tan dañina.

Disociación: cuando el cerebro se desconecta

¿Sabías que la mente es capaz de desconectarnos de la realidad que vivimos en el presente? Este fenómeno se llama disociar y está relacionado con nuestra capacidad de procesar eventos difíciles.

Recursos web 13
Abrir chat
¡Hola! 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte? Mándanos un mensaje si tienes alguna duda.