fb

¿Cómo influye mi autoestima en mi vida?

Tener en cuenta la calidad de nuestra autoestima se ve reflejado en todas las áreas de nuestra vida.

ARTÍCULO COMPLETO

Aprende con Combrensión

ÍNDICE

Todos hemos oído hablar de autoestima, pues es un término que parece que está de moda, ¿pero sabemos realmente lo que es?, ¿cómo se forma?, ¿cómo influye en nuestro día a día?

En primer lugar, vamos a definir lo que es la autoestima. La autoestima es una valoración que realizamos de nosotros mismos y esta valoración puede ser negativa o positiva. La valoración que realicemos de nuestra autoestima no es una valoración fija, si no que puede ir cambiando a lo largo de nuestra vida. 

Nuestra valoración y en consecuencia nuestra autoestima va a estar reñida por muchos factores: por la educación recibida, por nuestras experiencias de éxitos y fracasos, nuestra rigidez o flexibilidad mental, por la necesidad de aprobación de los demás…

Es importante tener en cuenta que la autoestima influye decisivamente en nuestra realidad y en cómo procesamos lo que sucede a nuestro alrededor, por ejemplo, en cómo nos alimentamos, cómo entendemos nuestro estado de salud, cómo procesamos la situación ocasionada por la pandemia, también en cómo interpretamos nuestra imagen personal, en cómo vivimos la sexualidad, en el uso que hacemos de las redes sociales, en cómo nos influye nuestra familia, e incluso en nuestra situación laboral.

¿Quieres profundizar más sobre ello? Adelante, sigue leyendo.

Autoestima y alimentación

Podrías pensar que la autoestima no tiene mucha relación con la alimentación, pero he de decirte que sí, que influye, y mucho. No somos conscientes de que las situaciones que vivimos interactúan con nuestro sistema, y una mala gestión emocional resulta en episodios recurrentes de hambre emocional, y comemos para intentar equilibrarnos y acallar nuestras emociones, sobre todo aquellas que nos resultan más incómodas.

Si tienes una buena gestión emocional, lo cual favorece una buena autoestima, gestionarás más adecuadamente tus emociones y no cubrirás vacíos emocionales con la alimentación, ya que tu sistema físico también se verá sujeto a menos altibajos.

Cabe destacar que cuando nos queremos, es más sencillo alimentarnos de manera equilibrada y elaborada, dedicándole tiempo de calidad a la preparación de los alimentos que vamos a ingerir.

Autoestima y salud

La relación entre autoestima y salud es parecida a la que hay entre autoestima y alimentación. Si valoramos y apreciamos nuestro cuerpo y nuestra mente, tenderemos a crear hábitos saludables, repercutiendo de esta forma en nuestra salud. 

Hay muchas formas de maltratar nuestro cuerpo y muchas veces no somos conscientes de ello. Una de ellas sería querer llegar a todo y no tener tiempo para uno mismo, ni para el disfrute. Al final estarás sometiendo al cuerpo a un estrés innecesario y éste responderá poniéndose enfermo: problemas digestivos, tensión arterial alta, dolores de cabeza, insomnio…

Una mala gestión emocional siempre está implicada en la aparición y mantenimiento de comportamientos nocivos, que realizados de vez en cuando pueden no ser tan perjudiciales, pero siempre se realizan de manera compulsiva en momentos de alto estrés emocional.

Si cuido mi cuerpo, estaré cuidando mi mente y viceversa.

Autoestima y pandemia 

Sí, la pandemia también ha influido mucho en nuestra autoestima, pues en muchos casos se ha tambaleado por todos los sucesos que hemos tenido que vivir en este último año, y si no hemos tenido una buena dosis de valorarnos, lo habremos llevado peor que los que trabajaban en su valor personal desde antes.

La pandemia ha sido algo totalmente inesperado y nos ha dejado a muchos fuera de juego. Gran cantidad de personas han perdido el trabajo, se han visto expuestas a situaciones muy estresantes como convivir más tiempo con personas con las que tenemos relaciones tóxicas, la mayor dificultad para encontrar trabajo o seguir formándote de forma online. También hemos perdido contacto con los demás, pues a pesar de que las tecnologías nos han acercado, el cara a cara es insustituible, y estamos perdiendo muchas facultades en este sentido.

Tener una autoestima sólida nos protege ante las adversidades y hace que las llevemos de mejor manera y busquemos soluciones más eficaces, en vez de quedarnos enfrascados en el problema.

Autoestima e imagen personal

Una buena autoestima es esencial para vernos bien con nuestro cuerpo, porque si no lo valoras y aceptas, puedes acabar odiando ciertas partes de él, y en consecuencia dejar de hacer cosas que te hacen sentir bien, como ir a la playa, o disfrutar de situaciones íntimas.

Además, una buena autoestima va a hacer que cultives no solo tu cuerpo si no también tu mente, pues muchas veces nos olvidamos de ésta. La sociedad y la publicidad te va a incitar a cuidarte por fuera, para que consumas más moda, maquillaje, creándote necesidades que antes no tenías y te vas a sentir más insatisfecho por ir detrás de ese ideal que no existe.

Lo que no te cuentan es que nuestro exterior, sobre todo la cara, refleja totalmente nuestro estado interno, y  sentirse bien con uno mismo, es la manera más eficaz de tener buena cara y generar un estilo de vida que se refleja en un buen estado físico.

Autoestima y redes sociales

Las redes sociales pueden ser muy útiles si las utilizamos bien, pero si no tenemos mucha confianza en nosotros mismos y nuestra autoestima es baja, este recurso va a ser dañino para nosotros, pues nos compararemos con otras personas que muestran vidas idílicas y nos sentiremos mal por no tener lo que ellos tienen. Además, hay más probabilidades de caer en la adicción a las nuevas tecnologías, pues te resultará más fácil conectar con otras personas a través de una pantalla, por no atreverte a hacerlo a la cara; y consumirás más contenido que te hace mantener el bucle mental en el que te encuentras.

Sin embargo, si tu autoestima es alta, no te dejarás llevar por las falsas apariencias y tendrás claro quién eres y que es lo que quieres, además verás la diferencia y serás consciente de que lo que se muestra en redes sociales no es la realidad absoluta. Lo cual te llevará a un uso mucho más saludable de las redes sociales, que el que se le suele dar habitualmente.

Autoestima y sexualidad

La autoestima influye de forma muy directa en la sexualidad, pues es a través de ésta cuando más vulnerables nos sentimos. Las relaciones sexuales van mucho más allá del acto físico y en ellas se genera un vínculo de afectividad y de respeto, esto último es algo que debería darse siempre, aunque como bien sabemos, escasea bastante en el tipo de relaciones sexuales que se establecen hoy en día.

Si tienes una buena autoestima serás capaz de saber más claramente que es lo que tú quieres, te costará menos poner límites, y no realizarás prácticas sexuales que no te apetecen solo por complacer a la otra persona. Además, exploraras tu cuerpo y serás consciente de lo que te gusta para así poder pedirlo cuando sea necesario. Para tener relaciones sanas, tendrás que empezar por ti, queriéndote y valorándote.

Autoestima y familia

La autoestima aquí es muy importante, pues sin ella no sabremos poner límites a nuestra familia, que es la que generalmente nos enseña (o no) a construirla. Con una buena autoestima nos es más sencillo saber qué es lo que realmente queremos y necesitamos. Es muy habitual que la familia se meta en asuntos que no les corresponde, y que te aconsejen según su experiencia y lo que ellos creen que es mejor para ti, que no necesariamente tiene que ser así. Muchas veces lo que quiere tu familia que hagas y lo que quieres tú, no va a ser lo mismo y podrás acabar dudando de ti y de tus decisiones. 

Si tienes una buena autoestima y una buena gestión emocional, sabrás donde poner esos límites y para no dejarte influenciar demasiado, pues nadie mejor que tú para saber lo que tú necesitas. 

Autoestima y trabajo

Sí, también la autoestima influye en el trabajo. Las decisiones que tomamos van a estar regidas muchas veces para complacer a los demás, olvidándonos de nosotros. Es muy habitual que aceptemos trabajos y condiciones por no valorarnos, también podemos llegar a no ser capaces de pedir lo que nos corresponde y no exigir nuestros derechos. 

La autoestima nos sirve para poner límites, tomar decisiones pensadas por y para nosotros, tener una adecuada gestión emocional y en definitiva ser el dueño de tu vida. 

En conclusión…

Como puedes ver, la autoestima influye en todas las áreas de nuestra vida y según cómo estemos nosotros, así afrontaremos las circunstancias que nos vayan ocurriendo. Por ello, es importante que inviertas en ti, en conocerte más en profundidad, en conocer tus fortalezas y tus debilidades para pasar a la acción y lograr la vida que deseas y ser coherente con tus valores y tus sueños.

Tu vida te pertenece, recuérdalo. No dejes que otros tomen decisiones por ti.

Te esperamos. 

OTROS ARTÍCULOS

Lee otros artículos

¿Qué es Combrensión?

En este artículo te contamos desde dentro cómo hacemos realidad nuestra misión, visión y valores. Descubre cómo Combrensión hace realidad la salud mental accesible y adaptada a la Generación Z.

Amaxofobia: miedo a conducir

La amaxofobia es un tipo de fobia que afecta significativamente a la vida de la persona pero es tratable y tiene un buen pronóstico de recuperación.

Body Shaming: ¿qué es?

El término “Body Shaming” hace referencia al hecho de criticar a alguien debido a su forma y tamaño corporal. En este artículo te contamos más sobre esta práctica tan dañina.

Recursos web 13
Abrir chat
¡Hola! 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte? Mándanos un mensaje si tienes alguna duda.