fb

Motivación: ¿sabes realmente qué es?

¿Sabes realmente qué es la motivación? ¿Conoces de que manera puede llegar a movilizarnos para alcanzar un objetivo en particular? ¿Sabes que existen varios tipos de motivación?

ARTÍCULO COMPLETO

Aprende con Combrensión

Motivación intrínseca y extrínseca.

ÍNDICE

¿Qué es la motivación?

La motivación es un proceso psicológico en el que el ser humano se moviliza para conseguir un objetivo o cubrir una necesidad. La característica principal de la motivación es que nos activa y nos moviliza a realizar ciertas conductas con el objetivo de conseguir un fin o una meta deseada.

La motivación se caracteriza por estar presente en nuestras vidas, es un motor que nos da fuerza y energía para poder alcanzar una meta o un fin. Desde pequeñitos, la motivación nos acompaña: cuando estábamos dando los primeros pasos e intentábamos con todas nuestras fuerzas mantenernos de pie y no caernos, dedicando un gran esfuerzo con el objetivo final de conseguir caminar con la ayuda de nuestros padres.

En el colegio comenzamos un proceso de aprendizaje acompañados por nuestros iguales, y ¿cuántas veces hemos dedicado tiempo a ensayar para poder realizar ese baile de fin de curso y poder exponerlo delante de muchas personas? ¡Con que alegría ensayabas! En nuestra adultez nos vemos en muchas ocasiones luchando por conseguir nuestro trabajo soñado y en la mayoría de las veces no paramos hasta que finalmente, ¡lo conseguimos!

Como puedes observar, la motivación nos impulsa a realizar determinadas acciones o comportamientos para poder cumplir ciertos objetivos o metas, y de la misma manera se encuentra formada por necesidades que queremos satisfacer, deseos y expectativas.

Tipos de motivación: ¿sabes cuáles son?

La motivación se puede clasificar en dos tipos de conceptos bien diferenciados. A continuación, podrás ver de manera breve y con ejemplos los dos tipos de motivación más importantes:

  • Motivación intrínseca: son aquellas motivaciones que se originan de un beneficio interno de la propia persona, es decir, el movimiento se origina del propio deseo sin buscar recibir algo externo, o a cambio de la conducta realizada. Por ejemplo: meditar para poder relajarnos en momentos de estrés, aprender un idioma porque disfrutas realizando esta práctica, invitar a unos amigos a cenar y poder disfrutar de su compañía, pasear bajo la lluvia en un día frío de invierno porque te da paz y tranquilidad, etc.

La importancia de este tipo de motivación es que las conductas que la persona realiza en este caso, son por el simple placer de hacerlas, sin esperar nada a cambio.

  • Motivación extrínseca: son aquellas conductas y/o motivaciones que se originan bajo la conciencia de que, tras la realización de las mismas, la persona consigue unas consecuencias externas positivas.

Estas consecuencias que la persona obtiene del entorno que la rodea son las motivadoras de sus conductas. Por ejemplo: trabajar para conseguir a final de mes un sueldo, aprobar todas las asignaturas para que mis padres me regalen un videojuego nuevo, hacer deporte para bajar de peso, acompañar a tu hermano pequeño al colegio porque así te dejarán jugar a videojuegos más tiempo durante el fin de semana, etc.

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de motivación, ¿con cuál te identificas más en tu día a día?, ¿puedes identificar situaciones en las que tu motivación se haya encontrado orientada de manera intrínseca en ciertos momentos y en otros te hayas encontrado más orientado a la motivación extrínseca?

Pero, ¿cuál es la verdadera motivación en el ser humano?

Muchos autores, escritores, filósofos y psicólogos consideran que la motivación intrínseca es la fuente principal de cambio y/o movilización de un individuo hacia la consecución de objetivos personales y metas. Me gusta mucho definir a este tipo de motivación como “la verdadera y real”, dado que es la que nos mueve hacia un cambio o progreso en nuestro comportamiento, sin el objetivo de esperar nada a cambio. Es decir, sin tener una recompensa del entorno.

La motivación extrínseca también tiene una función importante para nosotros. Cuando la motivación intrínseca no crea una estimulación suficiente de activación, la extrínseca nos puede “salvar” movilizándonos en aquellos momentos más difíciles o complicados para nosotros obteniendo así, una motivación extra.

Por esta misma razón, la motivación intrínseca es la que nos tiene que mover por ejemplo en el inicio de un proceso terapéutico. Cuando iniciamos un proceso terapéutico la motivación intrínseca es la que debe de primar en nuestra totalidad.

Como personas que queremos iniciar el camino hacia la sanación, realizar terapia debe de movilizarnos intrínsicamente con el objetivo de encontrar una solución para fomentar y desarrollar nuestro bienestar emocional, sin el objetivo final de recibir una recompensa externa en nosotros.

Este tipo de motivación es la que va a conectar con un buen desarrollo terapéutico dado que nos movemos por un interés interno. Un proceso terapéutico para nosotros, porque consideramos que lo necesitamos, que lo queremos y que es bueno para nuestra salud mental.

Algún ejemplo de que no estamos iniciando un proceso terapéutico con motivación intrínseca sería como, por ejemplo, realizar terapia con el objetivo principal de no seguir escuchando quejas de nuestros familiares sobre nuestro estado anímico y una vez iniciado el proceso recibir refuerzo positivo de ellos, pero sin originar dentro de nosotros una motivación intrínseca real de querer iniciar un proceso terapéutico por y para nosotros mismos.

En conclusión…

Para finalizar, es importante conocer lo que significa el término motivación y como este concepto gira alrededor de nuestras vidas. Ser consciente y saber diferenciar ambos tipos de motivación es algo prioritario para nosotros, sabiendo cual es la función que tiene en nuestras vidas y sobre todo en relación al inicio y final de un proceso terapéutico.

 “Y tú, ¿has sentido alguna vez que tu proceso terapéutico se rige por la motivación intrínseca?, ¿o en ocasiones ha sido influido por la motivación extrínseca?”

FUENTES:

Orbegoso, A. (2016). La motivación intrínseca según Ryan & Deci y algunas recomendaciones para maestros. Educare, Revista Científica de Educação2(1), 75-93.

Herrera Soria, José, & Zamora Guevara, Noemi. (2014). ¿Sabemos realmente que es la motivación? Correo Científico Médico18(1), 126-128. Recuperado en 14 de junio de 2022.

OTROS ARTÍCULOS

Lee otros artículos

Body Shaming: ¿qué es?

El término “Body Shaming” hace referencia al hecho de criticar a alguien debido a su forma y tamaño corporal. En este artículo te contamos más sobre esta práctica tan dañina.

Disociación: cuando el cerebro se desconecta

¿Sabías que la mente es capaz de desconectarnos de la realidad que vivimos en el presente? Este fenómeno se llama disociar y está relacionado con nuestra capacidad de procesar eventos difíciles.

Recursos web 13
Abrir chat
¡Hola! 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte? Mándanos un mensaje si tienes alguna duda.