fb

¿Sabes qué es la dismorfia corporal?

A diferencia de lo que puedas pensar, la dismorfia corporal no está solamente relacionada con tener una gran preocupación acerca de la forma física (a nivel muscular), sino que puede estar focalizada en una característica de tu cuerpo (y/o cara) que tú percibes como “defecto” y que magnificas o minimizas.

ARTÍCULO COMPLETO

Aprende con Combrensión

imagen principal dismorfia 1

ÍNDICE

La dismorfia corporal más a fondo…

La dismorfia corporal genera muchísimo malestar a la persona que lo sufre, ya que su mente emplea toda su energía en pensar sobre aquella característica que no le gusta. Tal es el nivel de preocupación que genera en la persona, que la dismorfia corporal ha sido categorizada en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) como Trastorno Dismórfico Corporal dentro de los trastornos obsesivo-compulsivos y posee las siguientes características:

  • La persona está preocupada por uno o más defectos o imperfecciones acerca de su aspecto físico que no son percibidos como importantes por el resto de las personas que le rodean.
  • La persona realiza, durante el transcurso del trastorno, comportamientos o actos mentales de forma repetitiva a modo de respuesta a la preocupación por su aspecto físico (ej., mirarse en el espejo, rascarse la piel, asearse excesivamente, querer asegurarse de las cosas, comparar su aspecto con el de otras personas, etc.). En definitiva, todo esto es desencadenado a raíz de tener constantes pensamientos intrusivos y rumiativos acerca de él, lo cual te hace realizar conductas repetitivas y excesivas centradas en disimular y/u ocultar este defecto (conductas compensatorias) y esto genera una gran disminución en tu calidad de vida.
  • Esta preocupación causa un gran malestar a la persona e influye en las diferentes áreas de su vida (área social, laboral, personal u otras).
  • La preocupación no solamente está focalizada en el tejido adiposo o el peso corporal y no cumple los síntomas de un trastorno de la conducta alimentaria.

¿Te sientes identificado con alguna de estas características o percibes que alguna persona de tu entorno puede cumplirlas? Entonces, ¡sigue leyendo!

¿Con qué se relaciona la dismorfia corporal?

La dismorfia corporal ha sido estudiada durante años por numerosos expertos: psicólogos, psiquiatras, nutricionistas, etc., y se ha encontrado que está relacionada con: la vergüenza, el perfeccionismo, un bajo nivel de autoestima, las creencias acerca de que el atractivo es muy importante y los síntomas depresivos. Además, las personas que tienen este trastorno, suelen poseer gran preocupación por el aspecto físico, así como síntomas de ansiedad y síntomas enmarcados en el trastorno-obsesivo compulsivo y en los trastornos alimentarios

En definitiva, aquellas personas que sufren dismorfia corporal, tienden a presentar con más frecuencia estas características, pero… ¿qué consecuencias tiene y cómo podemos afrontarla?

¿Qué consecuencias tiene la dismorfia corporal?

Cuando una persona posee dismorfia corporal, su foco de atención sufre un estrechamiento y pensarás: “¿esto que quiere decir?” Pues esto significa que la mente se focaliza en una o varias partes del cuerpo de forma desmesurada, lo cual, lleva a la persona a realizar conductas compulsivas, tales como: mirarse al espejo constantemente, compararse con terceras personas (incluidas personas de las redes sociales), comprobar todo el tiempo el estado de esa característica (si se ha modificado o sigue igual), realización de dietas y entrenamientos recurrentes, etc. 

En definitiva, cuando posees dismorfia corporal, te conviertes en un “esclavo” que vive a la merced de esa característica que tanto te disgusta. Por tanto, todo tu comportamiento, tanto mental como físico gira en torno a eliminar o reducir dicha característica. De esta forma, la persona es incapaz de disfrutar de tareas cotidianas de la vida que son básicas, tales como: vestirse, maquillarse, comer, socializar, etc., y todos los días son una fuente de estrés debido a la “obsesión” y/o no aceptación de esa parte (o partes) de su cuerpo. 

Dismorfia corporal, redes sociales y alimentación: una combinación explosiva

Las redes sociales ya no son algo más, sino que forman parte de nuestra vida diaria… Responde a las siguientes preguntas: ¿constantemente te encuentras posts o vídeos relacionados con la realización de ejercicios físicos para tener el físico considerado como adecuado? ¿te encuentras todo el tiempo con reels o posts sobre alimentos que debes de consumir o cuáles debes de evitar? ¿ves todo el tiempo fotografías sobre personas “excesivamente bellas”, de las cuales sospechas que se han realizado procedimientos estéticos y/o cirugías plásticas? ¿utilizas, en la mayoría de las ocasiones, filtros para “eliminar y/o disimular tus defectos” Veamos el porqué.

En la sociedad, se ha establecido una moral no escrita, tanto relacionada con la belleza como relacionada con el cuerpo. Es decir, la cultura y, sobre todo, las redes sociales, establecen qué es bello y qué no es bello. De esta forma, ocurre lo mismo con la alimentación, en la que se ha establecido una clasificación dicotómica y extrema sobre los alimentos, categorizándolos únicamente en alimentos “buenos” o “malos”, lo cual los relaciona con ciertas implicaciones o creencias, así como con ciertas emociones, como la culpa y la vergüenza.

Es decir, una persona con una “buena cara” o un “buen cuerpo” está asociada a la ingesta de alimentos “sanos” tales como: verduras, legumbres, alimentos no procesados, etc., mientras que una persona con una “mala cara” o un “mal cuerpo”, se asocia a la ingesta de alimentos “no sanos”, tales como: dulces, carnes, refrescos, alimentos procesados, etc., lo cual tiene un gran impacto en nuestra mente y en la percepción que tenemos sobre nosotros mismos y sobre el mundo.

Por tanto, si combinamos la cultura de la alimentación y del físico que se ha impuesto en nuestra sociedad, con la gran difusión de la misma en los medios de comunicación y las redes sociales de forma constante, rápida y arrolladora, nos encontramos con que empezamos a ver defectos que antes no veíamos y, por consiguiente, nuestra autoestima se ve altamente dañada.

Si estamos todo el tiempo consumiendo imágenes perfectas sobre personas y alimentos, nos comparamos con ellas y empezamos a generar una autoimagen distorsionada, esta puede desembocar en un trastorno dismórfico corporal, o en un trastorno de la conducta alimentaria, o incluso en ambos.

Pero, ¿cómo podemos combatir esta situación para que nuestra autoestima no se vea dañada, nuestra imagen no se distorsione y no sintamos culpa por realizar ciertas conductas (ingerir determinados alimentos y/o tener una determinada apariencia)? Te lo cuento a continuación…

¿Cómo prevenir la dismorfia corporal?

No te voy a mentir, luchar contra la Cultura de la Dieta y la Cultura de la Belleza, hoy en día es todo un reto, pero no es algo imposible si se aplican las pautas adecuadas.

Asimismo, el primer paso para llegar hacia la meta (la autoaceptación) es limitar el consumo de cierto contenido en las redes sociales e, incluso cuestionar el contenido que consumimos. Es decir, si sientes que te estás comparando continuamente con personas que sigues, ya sea con su físico o con su belleza y que, cada vez que lo haces te sientes inferior, deja de seguir a estas personas, al menos por un tiempo.

Lo mismo ocurre con las páginas que propagan una alimentación inadecuada (te prohíben/limitan) ciertos alimentos y con aquellas que difunden pautas de ejercicio físico iguales para todo el mundo.

Te recomiendo que si sigues a páginas focalizadas en la alimentación, que sean buenos profesionales en el tema y respetuosos con la salud, como mi compañera @nutribarbs y si son focalizadas en ejercicio físico, que estén pautados por un profesional, como, por ejemplo, @ely_fitness ya que esto te permitirá enfocar la alimentación y el ejercicio físico de una forma positiva, sana y adecuada y no desde la restricción, la prohibición y la culpa.

Como te he dicho anteriormente, además de dejar de seguir a las cuentas que consideres que te perjudican psicológicamente, es importante que aprendas a percibir las redes sociales como “una persona externa” que no se cree todo lo que ve y que no considera todo lo que ve como real, sino que cuestiona la información que le llega e investiga sobre su veracidad. Así, una buena red social relacionada con esto que te estoy diciendo es @bellezaoculta y, por supuesto, la nuestra: @combrension donde hablamos sobre salud mental y sobre todas estas problemáticas.

En segundo lugar y, también relacionado con las redes sociales, seguir a cuentas que promuevan la aceptación corporal como, por ejemplo, @solcarlosofficial.

En tercer lugar, tener un horario organizado y unos hábitos de vida saludables, pero no me malinterpretes, tener unos hábitos de vida saludables no significa dejar de consumir ciertos alimentos o realizar rutinas de ejercicio inalcanzables… Lo que significa es que seas capaz de dedicar un tiempo al día al autocuidado, otro tiempo a alimentarte, sin distracciones, ni prisas, ni tampoco sin dejar de comer, practicando el mindful eating y otro tiempo a cuidar tu cuerpo (mantenerte activo). Además, es importante que sepas cuando vas a hacer cada cosa, ya que tener un horario da estructura a tu mente y genera una sensación de estabilidad. 

En cuarto lugar, poner en tela de juicio las creencias irracionales que pasan por tu mente, tales como: “mis piernas son enormes” (tus piernas pueden ser de un determinado tamaño diferente al de otra persona y son bellas a su forma, te permiten caminar y hacer un montón de actividades), “a nadie le gusta mi nariz” (la belleza es subjetiva y hay a personas a las que les gustara tu nariz y otras a las que no). En el momento en el que te conviertas en tu peor juez, sobre todo respecto a tu físico, piensa en qué función tiene cada parte de tu cara y/o cuerpo que estás criticando y qué te permite hacer cada día.

Así, piensa en qué puedes hacer para fortalecer esa zona o trabajarla, pero no desde la obsesión, sino desde el cuidado personal.

En quinto lugar, trabajar en tu autoestima, ya que la autoestima es el eje central de la vida del ser humano. Una persona con una autoestima dañada, tendrá problemas en prácticamente todas las áreas de su vida, mientras que una persona con una autoestima saludable, sabrá afrontar las dificultades que se le presenten con más facilidad. Te propongo un ejercicio: haz una tabla y divídela en cualidades (partes físicas y de personalidad) y habilidades (cosas que se te da bien hacer) y complétala. Esto te permitirá ser consciente de quién eres y es el primer paso para alcanzar un buen nivel de autoestima 😉

¿Cómo afrontar la dismorfia corporal?

Este trastorno, la dismorfia corporal, genera unos pensamientos y conductas en la persona que los padece, que son difíciles de afrontar, gestionar y modificar por ti mismo. Si sospechas que tienes dismorfia corporal o que presentas algunos síntomas de dismorfia y que estos están teniendo un enorme impacto en tu vida diaria, desde Combrensión podemos ayudarte para superar esta dificultad. 

Es posible, que estos síntomas hayan generado en ti, de forma consciente o inconsciente una inadecuada relación con la comida. Por ello, en Combrensión, tratamos el problema de forma completa, ofreciendo un servicio de Psiconutrición que trata el problema en su totalidad, ¿te gustaría que te acompañáramos en este proceso? No dudes en reservar tu sesión de evaluación para poder ser más libre, tanto físicamente como mentalmente.

imagen principal dismorfia 1

FUENTES:

Alcón, M. F. R. (2015). Insatisfacción corporal: dismorfia muscular, trastornos de la conducta alimentaria y disforia de género (Doctoral dissertation, Universidad Autónoma de Madrid).

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental
Disorders (5th ed.). American Psychiatric Association. United States of America
https://doi.org/10.1176/appi.books.9780890425596

Buhlmann, U., Teachman, B. A., Naumann, E., Fehlinger, T., & Rief, W. (2009). The meaning of beauty: Implicit and explicit self-esteem and attractiveness beliefs in body dysmorphic disorder. Journal of Anxiety Disorders, 23, 694–702. https://doi.org/10.1016/j.janxdis.2009.02.008

OTROS ARTÍCULOS

Lee otros artículos

Body Shaming: ¿qué es?

El término “Body Shaming” hace referencia al hecho de criticar a alguien debido a su forma y tamaño corporal. En este artículo te contamos más sobre esta práctica tan dañina.

Disociación: cuando el cerebro se desconecta

¿Sabías que la mente es capaz de desconectarnos de la realidad que vivimos en el presente? Este fenómeno se llama disociar y está relacionado con nuestra capacidad de procesar eventos difíciles.

Recursos web 13
Abrir chat
¡Hola! 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte? Mándanos un mensaje si tienes alguna duda.