fb

¿Qué es la ansiedad y cuáles son sus síntomas?

En función de lo que hemos vivido durante nuestro desarrollo, generamos defensas mentales, cuyo componente central es la ansiedad. Descúbrete.

ARTÍCULO COMPLETO

Aprende con Combrensión

ÍNDICE

Entendiendo la ansiedad

La ansiedad es una reacción psicofisiológica adaptativa, que se produce ante una señal de peligro o amenaza, es decir, prepara nuestro organismo, en forma de lo que llamamos síntomas, para enfrentarse a una situación pendiente de resolver.

Comienza a considerarse patológica cuando interfiere con las actividades cotidianas de nuestra vida, es ahí donde debe valorarse la presencia de un posible Trastorno de Ansiedad (TA).

Cuando la ansiedad se produce, activa un triple sistema de respuesta con sus consiguientes síntomas:

  • Sistema subjetivo-cognitivo: relacionado con la propia experiencia interna, es decir, síntomas psíquicos. Se experimenta un estado emocional desagradable, semejante a lo que se conoce como miedo. Este es el componente central de la ansiedad.
  • Sistema fisiológico-somático: es el componente biológico, y se traduce en un incremento de la actividad del sistema nervioso autónomo, que se refleja en síntomas físicos o somáticos (sudoración, temblor, tensión muscular, aceleración cardíaca y respiratoria…).
  • Sistema motor-conductual: son las conductas observables, como la expresión facial y los movimientos y posturas, que suelen reflejar respuestas de escape y evitación.

¿Cuáles son los trastornos de ansiedad?

En el DSM-5 (el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de la Asociación Americana de Psicología) se recogen once tipos de trastornos de ansiedad (TA):

-TA por separación:

Se caracteriza por una sensación de miedo o ansiedad intensos y persistentes, relativos al hecho de tener que separarse de una persona con la que le une un vínculo estrecho.

-Mutismo selectivo:

Incapacidad persistente de hablar o responder a otros, en una situación social específica en que se espera que debe hacerse.

-Fobia específica:

Aparición de miedo o ansiedad intensos y persistentes, prácticamente inmediatas e invariables, respecto a un objeto o situación específica.

-TA Social:

Miedo o ansiedad intensos que aparecen prácticamente siempre en relación a una o más situaciones sociales, en las que la persona se expone al posible escrutinio por parte de otros.

-Trastorno de Angustia:

Presencia de crisis de angustia inesperadas y recurrentes, con preocupación persistente por la aparición de nuevas crisis, o sus consecuencias.

-Agorafobia:

Miedo o ansiedad acusados que aparecen prácticamente siempre respecto a dos o más situaciones prototípicamente agorafóbicas (transportes públicos, lugares abiertos, lugares cerrados, hacer colas o estar en medio de una multitud, y/o estar solo fuera de casa) que, además, se evitan activamente, requieren la presencia de un acompañante, o se soportan a costa de sentir intenso miedo, o ansiedad.

-Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG):

Ansiedad y preocupación excesivas, persistentes y que las personas tienen dificultades para controlar, sobre diversos acontecimientos o actividades y que se asocian a tres o más síntomas de sobreactivación fisiológica.

-TA inducido por sustancias/medicación:

El cuadro clínico se caracteriza fundamentalmente por la presencia de crisis de angustia o ansiedad, y en el que existen evidencias de que dichos síntomas se desarrollan durante, o poco después de la intoxicación o la abstinencia de una sustancia o por la toma de medicación capaces de producir dichos síntomas.

-TA debido a otra enfermedad médica:

El cuadro clínico se caracteriza, fundamentalmente, por la presencia de crisis de angustia o ansiedad, con evidencias de que ello es consecuencia patofisiológica directa de otra condición médica.

-Otros TA especificados:

Presencia de síntomas clínicamente significativos característicos de algún TA, que no llegan a cumplir todos los criterios diagnósticos de ninguno de esos trastornos. Se especificará la razón concreta por la que no se cumplen todos los criterios diagnósticos.

-TA no especificado:

Presencia de síntomas clínicamente significativos característicos de algún TA que no llegan a cumplir todos los criterios diagnósticos de ninguno de esos trastornos. No se especifican las causas por las que no se cumplen los criterios diagnósticos por falta de información (p. Ej. en urgencias).

Un trastorno cada vez más normalizado, el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG), y sus síntomas.

Los criterios utilizados, de manera oficial por la Psicología, para diagnosticar un Trastorno de Ansiedad Generalizada, son los siguientes:

Se caracteriza por ansiedad y preocupaciones excesivas (expectativa aprensiva), durante la mayor parte del día en al menos un período de seis meses, sobre diversos tipos de sucesos o actividades (como en la actividad laboral o escolar).

A. Al individuo le resulta difícil controlar la preocupación.

B. La ansiedad y preocupación se asocian al menos a 3 (1 en los niños) de los 6 síntomas siguientes:

1. Inquietud.
2. Fatiga fácil.
3. Dificultad para concentrarse.
4. Irritabilidad.
5. Tensión muscular.
6. Alteraciones del sueño.

C. El foco de la ansiedad y la preocupación ansiosa no se limita a las características de algún otro trastorno.

D. La ansiedad la preocupación o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

E. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia, o de una enfermedad médica, o de otro trastorno.

Todos ellos, son síntomas muy habituales hoy en día, y lo que hace un tiempo era un trastorno específico, hoy se está convirtiendo en realidad cotidiana.

¿Entonces, mis síntomas de ansiedad son reales?

Esta es la definición oficial del trastorno, pero en realidad es esa sensación que todos hemos vivido de estar alerta con todo, a la que cada vez estamos más acostumbrados. Es una preocupación crónica e inespecífica relacionada con múltiples circunstancias de la vida.

¿Aunque sabes qué? La ansiedad es una reacción de nuestro sistema, que intenta decirnos algo. Sí, tus síntomas son reales, pero no están ahí para que te preocupes, sino para que TE OCUPES DE ELLO.

El primer indicador de que hay un área de nuestra vida que no está debidamente atendida es la ansiedad. Si comprendemos que nuestros estados de ansiedad son avisos de que hay situaciones que no están bien, con uno mismo o con los demás, nos daremos cuenta de que un estado de ansiedad generalizada se produce por haber ignorado todas esas señales de nuestra mente y nuestro cuerpo, durante demasiado tiempo.

En el trastorno de ansiedad generalizada parecen predominar los síntomas somáticos (físicos) relacionados con estados mantenidos de tensión y vigilancia.

¿Te duele la espalda o el estómago y nadie sabe exactamente porqué? Puede que la respuesta sea ésta.

Pero el problema de todo esto es que, a veces se nos olvida preguntarnos la causa del problema, y nos acostumbramos a paliar los síntomas con medicación.

¿Qué hacer si tienes ansiedad?

Hay tres opciones: buscar y encontrar soluciones para las situaciones que nos generan tensión interna, tomar medicación, o combinar las dos anteriores. Pero la única manera en que desaparecerá la consecuencia, será resolviendo su causa.

¿Cuánta gente conoces que toma medicación psiquiátrica (ansiolíticos, antidepresivos…) de forma crónica?

Está genial utilizar los recursos que tenemos como herramientas, pero si queremos empezar a sentirnos más tranquilos, y a la vez llenos de energía, con una alta capacidad de concentración, menos irritables y tensos, tener un sueño más reparador… debemos acostumbrarnos a buscar el origen de nuestros propios estados para saber cómo empezar a gestionarlos.

Una causa importante de todo esto, es el mundo de la sobreinformación en el que vivimos. La cantidad de estímulos diarios a los que estamos sometidos, nos mantienen en un estado de alerta. Por eso es importante tomar conciencia de aprovechar las ventajas de la época en la que vivimos, también como herramientas que nos permiten alcanzar muchísimos de nuestros objetivos, pero no podemos vivir sumergidos en el tsunami de información actual, si queremos escuchar la voz interior que susurra lo que realmente sentimos en cada momento, y que nos puede guiar en el proceso del autoconocomiento.

¿Has sentido alguna vez estas consecuencias en tu vida?


FUENTES:
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). || Arlington, VA. Belloch, A., Sandín, B. Y Ramos, F. (2009). Manual de Psicopatología. Edición revisada. McGraw-Hill, Madrid.

OTROS ARTÍCULOS

Lee otros artículos

Body Shaming: ¿qué es?

El término “Body Shaming” hace referencia al hecho de criticar a alguien debido a su forma y tamaño corporal. En este artículo te contamos más sobre esta práctica tan dañina.

Disociación: cuando el cerebro se desconecta

¿Sabías que la mente es capaz de desconectarnos de la realidad que vivimos en el presente? Este fenómeno se llama disociar y está relacionado con nuestra capacidad de procesar eventos difíciles.

Recursos web 13
Abrir chat
¡Hola! 👋🏻
¿En qué podemos ayudarte? Mándanos un mensaje si tienes alguna duda.